Balneario
  • Turismo Latam

Ezequiel López Peralta propone repotenciar nuestro poder de seducción


Estimulado por la acogida de “Crónicas Eróticas”, su primer libro con el sello Sin Fronteras Editorial, López Peralta se atreve ahora a revolucionar el concepto de la seducción. Más que un libro, “El Placer de Seducir” es un desenfadado manual de conquista de 216 páginas que revisa a fondo el significado y alcances de la seducción como poder latente en los seres humanos, con la expresa intención de guiar al lector de cualquier género a alcanzar el siguiente nivel, independientemente de sus conocimientos sobre el tema.





Desafiando la creencia generalizada de que seducir es un proceso mecánico producto de aprender ciertos procedimientos que se aplican con facilidad para conquistar una pareja, el autor es enfático en aclarar que para desplegar todo su poder debemos tener en cuenta los valores del otro y asumirlo como otra oportunidad para desarrollar nuestro propio potencial intelectual, social, erótico y afectivo. El autor argentino, con sólidos vínculos en Colombia, inicia su libro con generosos agradecimientos a numerosos familiares, amigos y personajes que influyeron en su formación como persona, profesional y escritor. Destaca entre otros a su padre, Raúl López Peralta, a quien le envidia su voz para cantar boleros, además de otorgarle el grado de maestro seductor. No falta una mención a la sexóloga brasilera Flavia Dos Santos y al inolvidable Gustavo Cerati “quien con sus letras e increíble carisma me orientó –sin saberlo– para construir un modelo muy personal”. Lo señala además como el creador de su frase de cabecera: “Mereces los que sueñas”. Para facilitar aún más la comprensión de sus osadas tesis, dividió el contenido en seis partes, iniciando con un amplio repaso de los conceptos teóricos en las tres primeras, seguidas por una cuarta con ejercicios prácticos aplicados a dichos conceptos. En la quinta parte expone sin tapujos las temáticas de la sexualidad y el erotismo como componentes ineludibles de la seducción. Para cerrar la sexta, plantea argumentos complementarios de la obra.



Con total convicción fundamentada en su experiencia consolidada, afirma que la seducción es placentera en sí misma y una fuente de realización personal rica en matices como el juego de las miradas, el tono de voz, las sonrisas y posturas corporales; las sorpresas, las palabras, el acercamiento, las fantasías, la incertidumbre y la ambigüedad.Todo lo cual propone disfrutar y vivir con placer, aun cuando no se alcance el objetivo.


Aeropuertos.jpg
1/3
Image by Humphrey Muleba